Nota de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida a propósito de la maternidad subrogada

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La Iglesia no cesa de proclamar el “Evangelio de la Vida”, iluminando la obligación de todo Estado de respetar la dignidad de toda vida humana y la defensa de la misma desde el inicio hasta el final. Hoy, como siempre, la Iglesia quiere llevar el amor y la esperanza a la sociedad, a menudo oscurecida por el individualismo y la cosificación de la persona humana. Por eso, ante tanta tiniebla originada por las leyes injustas promulgadas contra la vida y la dignidad de todo ser humano, a la luz de la razón e iluminados por la fe, cumplimos el deber pastoral de recordar al pueblo de Dios, sacerdotes, consagrados y laicos, y a cuantos quieran escuchar con la mejor voluntad la enseñanza de la Iglesia, siempre en favor del hombre y de su dignidad.

I.- A favor de la dignidad

La importancia y el significado de la vida humana exigen una fundada reflexión, que busque su dignidad en el marco de un humanismo que sea fiel a la verdad del ser humano.

El Papa Benedicto XVI afirmaba que “sin el principio fundador de la dignidad humana sería arduo hallar una fuente para los derechos de la persona e imposible alcanzar un juicio ético respecto a las conquistas de la ciencia que intervienen directamente en la vida humana”[1]. Hay que recordar que la dignidad humana es un valor fundamental que debe ser respetado y protegido, independientemente de las creencias religiosas o de la falta de ellas.

 Cristo, a la luz de su Encarnación, revela el sentido y el misterio del ser humano y su dignidad, y confirma a la razón su vocación trascendente y su anhelo de alcanzar la vida sin fin y la felicidad plena, por eso, la relación de la persona con Dios es esencial para comprender su dignidad. Todo hombre representa una novedad, es único e irrepetible. La vida es un bien fundamental del hombre, que vale por sí misma y que no está a disposición de nadie.

II.- Aspectos éticos de la maternidad sustitutiva

Son varios los documentos en los que la Iglesia se ha pronunciado sobre la maternidad sustitutiva o gestación subrogada (especialmente la Instrucción Donum Vitae y la Instrucción Dignitas Personae).  De hecho, la instrucción Donum Vitae del Dicasterio para la Doctrina de la Fe define la maternidad sustitutiva del siguiente modo:

a) la mujer que lleva la gestación de un embrión implantado en su útero, que le es genéticamente ajeno, obtenido mediante la unión de gametos de «donadores», con el compromiso de entregar el niño, inmediatamente después del nacimiento, a quien ha encargado o contratado la gestación;

b) la mujer que lleva la gestación de un embrión a cuya procreación ha colaborado con la donación de un óvulo propio, fecundado mediante la inseminación con el esperma de un hombre diverso de su marido, con el compromiso de entregar el hijo, después de nacer, a quien ha encargado o contratado la gestación.

A la luz de dichos documentos, queremos destacar los siguientes aspectos éticos:

1.- La maternidad por subrogación es, inequívocamente, una nueva forma de explotación de la mujer, contraria a la dignidad de la persona humana, pues usa el cuerpo femenino, y toda su persona, reduciéndola a ser una incubadora humana.

2.- En toda maternidad subrogada hay una fecundación artificial heteróloga que “es contraria a la unidad del matrimonio, a la dignidad de los esposos, a la vocación propia de los padres y al derecho de los hijos a ser concebidos y traídos al mundo en el matrimonio y por el matrimonio”[2]. Recordemos que el fin nunca justifica los medios y que toda persona humana es fin en sí mismo. Negar estas verdades nos llevaría a afirmar que todo lo técnicamente posible se puede realizar y a legitimar la cosificación y el uso de unas personas por otras.

3.- A todo lo anterior se añade, que con el llamado “útero de alquiler” se convierte la maternidad en objeto de comercio, que se compra y se vende. La mujer queda reducida a un simple instrumento, un “útero” a disposición del contratante, abriendo el camino a la explotación y a la comercialización de la persona humana. El contrato se culmina con la entrega del niño. Como afirma el Papa Francisco: “la dignidad del hombre y de la mujer también se ve amenazada por la práctica inhumana y cada vez más extendida del “vientre de alquiler”, en la que las mujeres, casi siempre pobres, son explotadas, y se trata a los niños como mercancías”[3].

III.- La vida como don y el interés superior del menor

1.- Una vida humana es un don y no un derecho. “La Iglesia reconoce la legitimidad del deseo de un hijo, y comprende los sufrimientos de los cónyuges afligidos por el problema de la infertilidad. Sin embargo, ese deseo no puede ser antepuesto a la dignidad que posee cada vida humana hasta el punto de someterla a un dominio absoluto. El deseo de un hijo no puede justificar la “producción” del mismo, así como el deseo de no tener un hijo ya concebido no puede justificar su abandono o destrucción”[4].

No existe un “derecho a la procreación” y por tanto un “derecho al hijo”. La voluntad reproductiva no puede anular la gestación ni la maternidad. Recordemos lo que afirma la Conferencia Episcopal Española al decir que “La separación entre procreación y sexualidad representa una herida profunda a la naturaleza humana y a la familia. A la naturaleza, porque transforma al hijo en un producto, insinuando la idea de que la vida pueda ser una producción humana. A la sociedad, porque la nueva vida presupone solo una capacidad técnica y no un contexto de amor de esposos que quieren ser padres… La familia natural es así deconstruida y reconstruida artificialmente de muchas formas, siguiendo los deseos de cada individuo[5]. Esto implica que hay que favorecer “los derechos del niño a una familia compuesta por un hombre y una mujer unidos por un pacto duradero de amor recíproco”[6].

2.- El bien del niño. Ninguna vida humana debe ser considerada como un producto o un bien de consumo. La vida de ningún niño nunca debe ser tratada como algo sometido al tráfico y al comercio. Debería buscarse en primer lugar el bien del menor, y no que éste quede supeditado al deseo de los comitentes y a su decisión. Por otro lado, la posibilidad de abandono de niños (real, sucedida en algunos países por partos gemelares, por patología o por preferencia de sexo), supone una grave marginación que atenta contra el principio de no discriminación del menor o de toda persona discapacitada.

También debemos tener presente que cada vez aparecen más datos científicos destacando la importancia que para la salud física y psicológica tiene la relación materno filial en la gestación. Esto, por el bien del niño, nos obliga a ser aún más precavidos a la hora de aprobar los úteros del alquiler.

Hay que priorizar el bien de los niños gestados por la maternidad subrogada, buscando la mejor solución acerca de su estatus jurídico, siendo conscientes que tienen toda la dignidad y merecen ser acogidos y respetados. Un niño, independientemente de cómo haya sido concebido, ha de ser amado y respetado en sus derechos.

Teniendo presente que en la actualidad “el derecho a decidir y el deseo-sentimiento adquieren categoría jurídica al servicio de la construcción de un nuevo modelo social, para lo que es preciso «deconstruir» lo esencial del sistema vigente”[7], es necesario recordar la afirmación de S. Juan Pablo II: “para el futuro de la sociedad y el desarrollo de una sana democracia, urge pues descubrir de nuevo la existencia de valores humanos y morales esenciales y originarios, que derivan de la verdad misma del ser humano y expresan y tutelan la dignidad de la persona. Son valores, por tanto, que ningún individuo, ninguna mayoría y ningún Estado nunca pueden crear, modificar o destruir, sino que deben sólo reconocer, respetar y promover”[8]. Por eso, creemos que es necesaria una legislación que impida esta práctica de la maternidad subrogada.

Que Santa María, Madre de la Vida, nos ayude a acoger y defender el don de la vida, promoviendo la dignidad de cada persona humana.


[1] BENEDICTO XVI, Discurso a los participantes en la Asamblea General de la Academia Pontificia para la Vida, 13 de febrero de 2010.

[2] CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Instrucción Donum Vitae.

[3] PAPA FRANCISCO, Discurso a los miembros de la Federación de Asociaciones de Familias Católicas de Europa, 10 de junio de 2022.

[4] CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Instrucción Dignitas Personae nº 16.

[5] CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, “El Dios fiel mantiene su alianza” nº 61

[6] Idem.

[7] CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, “El Dios fiel mantiene su alianza” nº 39

[8] SAN JUAN PABLO II, Encíclica Evangelium Vitae nº 71.

21/04/2023

Comparte si te ha gustado
CALENDARIO
Lun
Mar
Mié
Jue
Vie
Sáb
Dom
l
m
m
j
v
s
d
30
31
1
3
6
7
8
12:00 AM - Cafe COF
12
12:00 AM - Reunión FSC
13
15
19
20
22
24
26
27
28
29
1
12:00 AM - Javierada
2
3
12:00 AM - II Cuaresma
29 Ene
lunes, 29 de enero de 2024    
12:00 am
02 Feb
viernes, 2 de febrero de 2024    
12:00 am
02 Feb
viernes, 2 de febrero de 2024    
12:00 am
05 Feb
lunes, 5 de febrero de 2024    
12:00 am
08 Feb
jueves, 8 de febrero de 2024    
12:00 am
09 Feb
viernes, 9 de febrero de 2024    
12:00 am
10 Feb
sábado, 10 de febrero de 2024    
12:00 am
10 Feb
sábado, 10 de febrero de 2024    
12:00 am
11 Feb
domingo, 11 de febrero de 2024    
12:00 am
11 Feb
domingo, 11 de febrero de 2024    
12:00 am
12 Feb
lunes, 12 de febrero de 2024    
12:00 am
12 Feb
lunes, 12 de febrero de 2024 al domingo, 18 de febrero de 2024    
Todo el día
14 Feb
miércoles, 14 de febrero de 2024    
12:00 am
16 Feb
viernes, 16 de febrero de 2024    
Todo el día
16 Feb
viernes, 16 de febrero de 2024 al domingo, 18 de febrero de 2024    
Todo el día
16 Feb
viernes, 16 de febrero de 2024 al domingo, 18 de febrero de 2024    
Todo el día
21 Feb
miércoles, 21 de febrero de 2024 al viernes, 23 de febrero de 2024    
Todo el día
23 Feb
viernes, 23 de febrero de 2024    
12:00 am
23 Feb
viernes, 23 de febrero de 2024    
Todo el día
25 Feb
domingo, 25 de febrero de 2024    
12:00 am
01 Mar
viernes, 1 de marzo de 2024 al domingo, 3 de marzo de 2024    
12:00 am
02 Mar
sábado, 2 de marzo de 2024    
12:00 am
02 Mar
sábado, 2 de marzo de 2024    
12:00 am
03 Mar
domingo, 3 de marzo de 2024    
12:00 am
03 Mar
domingo, 3 de marzo de 2024    
12:00 am
Events on lunes, 29 de enero de 2024
29 Ene
29 Ene 24
#_TOWN
Events on viernes, 2 de febrero de 2024
02 Feb
2 Feb 24
#_TOWN
Events on domingo, 4 de febrero de 2024
Events on lunes, 5 de febrero de 2024
Events on jueves, 8 de febrero de 2024
08 Feb
8 Feb 24
#_TOWN
Events on viernes, 9 de febrero de 2024
Events on sábado, 10 de febrero de 2024
Events on domingo, 11 de febrero de 2024
11 Feb
11 Feb 24
#_TOWN
11 Feb
11 Feb 24
#_TOWN
Events on lunes, 12 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
Events on martes, 13 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
Events on miércoles, 14 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
14 Feb
14 Feb 24
#_TOWN
Events on jueves, 15 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
Events on viernes, 16 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
16 Feb
16 Feb 24
#_TOWN
16 Feb
16 Feb 24
#_TOWN
Events on sábado, 17 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
16 Feb
16 Feb 24
#_TOWN
16 Feb
Events on domingo, 18 de febrero de 2024
12 Feb
12 Feb 24
#_TOWN
16 Feb
16 Feb 24
#_TOWN
16 Feb
Events on miércoles, 21 de febrero de 2024
21 Feb
21 Feb 24
#_TOWN
Events on jueves, 22 de febrero de 2024
21 Feb
21 Feb 24
#_TOWN
Events on viernes, 23 de febrero de 2024
21 Feb
21 Feb 24
#_TOWN
23 Feb
23 Feb 24
#_TOWN
23 Feb
23 Feb 24
#_TOWN
Events on domingo, 25 de febrero de 2024
Events on viernes, 1 de marzo de 2024
01 Mar
1 Mar 24
#_TOWN
Events on sábado, 2 de marzo de 2024
01 Mar
1 Mar 24
#_TOWN
02 Mar
2 Mar 24
#_TOWN
Events on domingo, 3 de marzo de 2024
01 Mar
1 Mar 24
#_TOWN
03 Mar
3 Mar 24
#_TOWN
03 Mar
3 Mar 24
#_TOWN
Últimas noticias