Carta semanal del Sr. Obispo: «Avivemos y honremos la memoria de nuestros difuntos en estos días»

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Queridos diocesanos:

Acabamos de entrar en el mes de noviembre que la Iglesia dedica a rezar con mayor frecuencia e intensidad por los fieles difuntos, aquellos que son purificados de lo que resta de sus pecados después de haber obtenido el perdón de los mismos. El primer día del mes hacemos memoria de todos los hombres y mujeres que gozan ya para siempre de la eterna felicidad en la “asamblea de los santos”, meta de la vida que Dios ha querido y quiere para toda la humanidad; en efecto, como dice San Pablo: “Dios quiere que todos los hombres se salven y llegue a conocimiento de la verdad” (1 Tim 2, 3-4); y el Señor en el Evangelio nos dice: “El hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos” (Mt 20, 28). Esta es la voluntad de Dios, el deseo que preside sus acciones en favor nuestro: conducirnos, bajo la acción de su Espíritu, hasta la eterna bienaventuranza.

Pero la voluntad salvífica del Señor es rechazada con frecuencia por la voluntad de los hombres. Asistimos, así, a nivel personal y social, a las tensiones entre gracia y pecado que recorren la historia de la humanidad desde sus orígenes. Es una lucha que perdurará a lo largo de los siglos hasta la victoria final de Jesucristo, tal como se nos describe en el libro del Apocalipsis: “Combatirán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá, porque es Señor de señores y Rey de reyes, y con él los llamados, elegidos y fieles” (17, 14). Pero los que han combatido en este mundo contra el mal y han salido victoriosos conservan las huellas de las heridas del pecado, de las que han de ser purificados por entero antes de entrar en el “banquete de las bodas del Cordero”, como se nos recuerda en la parábola de los invitados a las bodas, en las que entran solo los que llevan el vestido adecuado, es decir, los que mueren en la gracia y la amistad de Dios.

El perdón de nuestros pecados entraña la remisión de la pena eterna -la privación de la comunión con Dios y dela felicidad eterna-, pena de la que nos hacemos merecedores por nuestras faltas graves. Pero, para que la purificación de los pecados cometidos sea acabada, plena o perfecta, se nos debe perdonar también la “pena temporal”, perdón que podemos obtener, por la misericordia de Dios, en este mundo gracias a las buenas obras que cumplimos, especialmente las obras de misericordia. De no ser así, debemos alcanzar la plena y perfecta purificación de nuestros pecados después de la muerte.

Los fieles cristianos conscientes de esta doctrina han experimentado siempre la necesidad de ofrecer sufragios por los difuntos. De ello nos habla la Escritura: “Por eso mandó (Judas Macabeo) hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado (2 Mac 12, 46). La Iglesia que peregrina en este mundo pide por aquella parte de la Iglesia que se purifica antes de entrar en el descanso eterno y gozar para siempre de Dios con la Iglesia celeste.

Entre los sufragios que podemos ofrecer por nuestros difuntos destaca la celebración de la Eucaristía. Así dice el Catecismo de la Iglesia Católica, aludiendo a esta práctica secular de los cristianos: “Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico” (n.1032). Además de la Santa Misa, la Iglesia recomienda también las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia por nuestros queridos difuntos. No olvidemos que rezar por los difuntos es una de las principales obras de misericordia, recomendadas por la Iglesia.

Avivemos y honremos la memoria de nuestros difuntos en estos días, visitemos con renovado afecto los cementerios, y recemos con piedad por los que nos han precedido.

Comparte si te ha gustado
CALENDARIO
Lun
Mar
Mié
Jue
Vie
Sáb
Dom
l
m
m
j
v
s
d
2
3
4
5
7
8
9
10
11
12
15
16
17
19
21
+
12:00 AM - III T.O.
23
24
30
31
1
2
12:00 AM - V.T.O.
3
4
01 Ene
lunes, 1 de enero de 2024    
Todo el día
06 Ene
sábado, 6 de enero de 2024    
Todo el día
13 Ene
sábado, 13 de enero de 2024    
Todo el día
14 Ene
domingo, 14 de enero de 2024    
Todo el día
14 Ene
domingo, 14 de enero de 2024    
Todo el día
18 Ene
jueves, 18 de enero de 2024 al jueves, 25 de enero de 2024    
Todo el día
20 Ene
sábado, 20 de enero de 2024 al sábado, 27 de enero de 2024    
Todo el día
21 Ene
domingo, 21 de enero de 2024    
Todo el día
25 Ene
jueves, 25 de enero de 2024    
Todo el día
25 Ene
jueves, 25 de enero de 2024 al domingo, 28 de enero de 2024    
12:00 am
26 Ene
viernes, 26 de enero de 2024    
12:00 am
27 Ene
sábado, 27 de enero de 2024    
12:00 am
28 Ene
domingo, 28 de enero de 2024    
12:00 am
28 Ene
domingo, 28 de enero de 2024    
12:00 am
29 Ene
lunes, 29 de enero de 2024    
12:00 am
02 Feb
viernes, 2 de febrero de 2024    
12:00 am
02 Feb
viernes, 2 de febrero de 2024    
12:00 am
Events on lunes, 1 de enero de 2024
Events on sábado, 6 de enero de 2024
Events on sábado, 13 de enero de 2024
13 Ene
13 Ene 24
#_TOWN
Events on domingo, 14 de enero de 2024
14 Ene
14 Ene 24
#_TOWN
14 Ene
Events on jueves, 18 de enero de 2024
Events on viernes, 19 de enero de 2024
Events on sábado, 20 de enero de 2024
Events on domingo, 21 de enero de 2024
20 Ene
21 Ene
21 Ene 24
#_TOWN
Events on lunes, 22 de enero de 2024
Events on martes, 23 de enero de 2024
Events on miércoles, 24 de enero de 2024
Events on jueves, 25 de enero de 2024
20 Ene
25 Ene
25 Ene 24
#_TOWN
Events on viernes, 26 de enero de 2024
Events on sábado, 27 de enero de 2024
Events on domingo, 28 de enero de 2024
Events on lunes, 29 de enero de 2024
29 Ene
29 Ene 24
#_TOWN
Events on viernes, 2 de febrero de 2024
02 Feb
2 Feb 24
#_TOWN
Events on domingo, 4 de febrero de 2024
Últimas noticias