El Pan de la Palabra. Santa María, Madre de Dios

COMPARTELO EN

Iniciamos el año nuevo terminando de celebrar la octava de Navidad. De la mano de la Madre de Dios, y también nuestra madre, entramos en este nuevo año y nos sentimos bendecidos por ella y, ante todo, por el Hijo que nos ha dado a luz al mundo. 

La bendición que Dios ofrece a su pueblo en el desierto camino de la tierra prometida se ha hecho aún más real para nosotros en la contemplación del rostro de Dios en el rostro de un Niño tierno y recién nacido.

 

“El Señor te bendiga y te proteja,

ilumine su rostro sobre ti

y te conceda su favor.

El Señor te muestre tu rostro

y te conceda la paz”.

 

Que cada día de este nuevo año puedas gozar de la contemplación del misterio de Dios que es Amor, tomado de la mano de la Madre de Dios y escuchando a su Hijo que nos sigue hablando y bendiciendo con el regalo de su Palabra cada día.

 

 

    ¡¡¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!!!